La versión de su navegador no está debidamente actualizada. Le recomendamos actualizarla a la versión más reciente.

Novena (Old Edition)

Puedes encontrarme en:

Notita: Si no hay un mañana, de Jennifer L. Armentrout

Publicado 10/05/2019

Editorial: Puck Ediciones

Publicación: 2019

Páginas: 384

 

Lena Wise siempre está mirando hacia el mañana, especialmente al comienzo de su último año de instituto. Está lista para pasar tanto tiempo con amigos como sea posible, para terminar las solicitudes universitarias y, tal vez, para hacerle saber a Sebastian, su mejor amigo desde la infancia, lo que realmente siente por él. Para Lena, el próximo año va a ser épico, un año lleno de oportunidades. Hasta que una elección, un momento, destruye todo. 
Ahora Lena no está pendiente del mañana. No cuando el tiempo con sus amigos nunca será el mismo. No cuando las solicitudes universitarias se sienten casi imposibles. No cuando Sebastian nunca podría perdonarla por lo que pasó. Por lo que dejó que pasara. 
Con la culpa creciendo cada día, Lena sabe que su única esperanza es seguir adelante. Pero ¿cómo puede seguir adelante cuando se ha redefinido su existencia y la de sus amigos? ¿Cómo puede seguir adelante cuando el mañana ni siquiera está garantizado?

 

Suspiro, suspiro y vuelvo a suspirar. ¿Cómo escribir la reseña de un libro que te ha gustado tanto? No sé si voy a superar la resaca de esta historia.

 

Que Jennifer L. Armentrout es una de mis escritoras favoritas no es ningún secreto, tengo más libros de ella en mi estantería que ella misma. Vale,  igual no, pero todo lo que lleve su nombre, me lo leo. Sea lo que sea. 

Ya he dicho sobre ella, en cada reseña creo, que nuestra Jenni tiene varias líneas de géneros. Una de mis favoritas y como la conocí, fue por sus libros de fantasía romántica. Esa saga Lux… Ains. Otra de sus líneas es la de ficción romántica juvenil y aquí es donde se encuentra Si no hay un mañana. Comencé hace poquito porque el género no me terminaba de llamar, pero es la Jenni.

 

Bueno, bueno y bueno. Me remango la camiseta. 

 

Si no hay un mañana entra en mi lista de favoritos y es un libro para saborear y releer. Puede que mi obsesión por Jenni me lleve a escribir esto pero es que me ha llegado tanto. Estaba acostumbrada a sus historias, que por línea general, son más bien sencillitas y ligeras, de esas que no te cambian la vida pero Si no hay un mañana, ha sido diferente. Os va a desquebrajar el alma y es que Jenni lo hace tan bien que empatizas con los personajes en cada momento, te metes bajo su piel sin verlo venir. Ya lo he dicho en alguna reseña sobre otros libros de la autora, siempre usa la misma estructura de historia. Esto en un principio, no me gustó porque ya sabes qué te vas a encontrar pero por otra parte, este tipo de lecturas están bien para intercambiar con otras más pesadas y además, la pluma de la autora me gusta. Sin embargo, con Si no hay un mañana Jennifer L. Armentrout te da algo más.

 

La historia. En tres partes.

 

Si no hay un mañana está dividido en tres partes. Al principio nos encontramos con una escena aislada que te hace imaginar cosas pero no desvela realmente nada. Después de esto, da comienzo la primera parte: AYER. Esta parte nos sitúa en los últimos días de verano, antes de empezar el último curso de instituto. Ya con eso, a mí se me encoge el corazón, porque recordamos ese verano, esas decisiones sobre tu futuro a las que te tienes que enfrentar, esa sensación de que todo va a cambiar, los miedos ante nuevos inicios y un largo etc. Todo esto aderezado por el calor, las últimas fiestas, ese olor a verano y las ansias por descubrir cosas nuevas. Este es el ambiente que vive Lena, nuestra protagonista y nos lo va a transmitir. Tenemos una parte ligera que nos introduce en su vida, una de adolescente muy normal. Conocemos a sus mejores amigos, sus costumbres y gustos, su trabajo y familia. Y sí, también conocemos a Sebastián, su mejor amigo del que lleva enamorada desde la infancia. Hay que resaltar que aunque esta historia exista dentro del libro, no es la trama principal. Vamos a ver su desarrollo pero lo que se cuenta en Si no hay un mañana va mucho más allá de una historia de amor y de eso nos damos cuenta en la segunda parte.

Hasta aquí no hay mucho que resaltar, todo muy edulcorado.  Pasas un buen ratín por el humor característico de la autora y esos guiños a la saga Acotar que es la lectura que tiene entre manos Lena. Me han súper encantado, pero poco más.

La segunda parte de la historia se llama: HOY. Aquí es donde todo se pone patas arriba y la vida de todos cambia radicalmente, sobre todo, la de Lena. Junto a ella viviremos un proceso muy duro, esta parte va a ser muy difícil y la que más me ha sorprendido. Personalmente, es la que más me ha gustado y de aquí hasta la última parte: MAÑANA. No quiero contar mucho  porque es un giro básico en la historia, pero la manera en que muestra todo el proceso me ha parecido interesante.

 

Todos comentemos errores, pero hay algunos que no solo te cambian la vida a ti.

 

Básicamente, de eso se trata el giro de la historia. Lena tendrá que aceptar las circunstancias y seguir hacia delante. Durante todo este proceso, nos encontraremos con las reacciones de sus amigas y por supuesto, la de Sebastián. He leído otras reseñas sobre Si no hay un mañana, hay de todo porque Jennifer L Armentrout te gusta o no te gusta nada. A mi este giro de historia me ha convencido, sí, hay cosas predecibles pero en este caso concreto, vivir el proceso completo junto a Lena me ha hecho empatizar con ella. Creo que merece la pena leerla sin expectativas.

 

En general, es una historia que te hace pensar, puede que no hayas vivido la misma situación pero estoy segura de que en algún momento has sentido algo muy parecido. No solo es cuestión de preguntas existenciales es algo que va más allá y casi en un segundo plano tenemos la historia romántica al más estilo Jennifer L Armentrout. Me ha parecido perfecto el nivel al que lo ha mostrado, está, pero no supera la trama principal que vive Lena. 

 

En cuanto a los personajes, no son sorprendentes, en realidad son bastante estereotipados y muy en la línea de la autora, pero es que, sinceramente, creo que todo esto se queda en un segundo plano con la situación central del libro. En este caso, sí me han parecido acertados los personajes, porque son bastante corrientes y esta es precisamente la gracia. Es una experiencia que todos podemos vivir. Así que por una vez, estoy convencida con los personajes. Todos tomamos malas decisiones y tenemos que apechugar con las consecuencias, cómo nos enfrentamos a ellas es lo que nos define y así es cómo entiendo a estos personajes. 

 

Muy, muy recomendable. Sin duda, lo volveré a leer.

 

Directiva de cookies

Este sitio utiliza cookies para el almacenamiento de información en su equipo.

¿Lo acepta?